Ponga un poco de swing en su vida

 Leer la noticia en DiariodeNavarra.es

 

El swing nació en los Estados Unidos tras la crisis del 29 y se convirtió en la banda sonora de la recuperación anímica y social de un país que vivía el desasosiego de unos tiempos difíciles. En nuestro país ha ocurrido algo parecido y el swing ha florecido en los años de la crisis económica convirtiéndose en el baile de moda. Quien no lo conozca, debería probarlo porque la fiebre del swing ha llegado para quedarse.

La curiosidad me lleva a buscar por las redes más información acerca de esta modalidad de baile que me intriga y descubro que el termino swing hace referencia a un tipo de música dentro del jazz. De su mano, el lindy hop, una modalidad que fue ya novedosa en su momento por sus aportaciones técnicas respecto a otros de la época, como el charleston. Me cuentan que “el lindy se improvisa, a pesar de que hay unos pasos y una técnica, sobre todo hay mucha imaginación y diversión“.

Este sábado suena el swing en el espacio Geltoki de la antigua estación de autobuses de Pamplona. A partir de las 12 del mediodía van llegando parejas, grupos de amigos y gente de lo más variada que, al ritmo de la música, se uniforman en un mismo acorde: el del buen rollo y la felicidad de moverse, dejándose llevar por la música. Son los integrantes de Pamplona Swing, una asociación sin ánimo de lucro que busca promover la cultura de la música swing, sobre todo a través de su baile más popular: el lindy hop.Gloria Robles, bailarina, socia desde 2012 y anterior presidenta de la Asociación, nos explica el secreto del éxito de esta modalidad de baile y estilo musical.

Sopa de Letras: Vamos al origen. ¿Cuándo nace Pamplona Swing y por qué?

Pamplona Swing: La asociación nació a finales de 2011, cuando Bettina Oyenhart, una navarra con sangre californiana que llevaba 20 años viviendo en Barcelona tuvo que mudarse a Pamplona por temas familiares. Enamorada del jazz y del lindy hop, al llegar aquí se encontró que no se conocía el baile ni había culturilla de música swing y, como ya no podía vivir sin ello, decidió dar clases y crear la asociación y así nació la escena Swing de Pamplona.

SDL: ¿Cuántas personas lo integráis?

PS: ¡Ahora mismo somos ya 110 socios!

SDL: ¿Hay un perfil tipo del bailarín de swing?

PS: No, precisamente eso podría ser uno de los atractivos de este baile y una de sus características más bonitas: lo puede bailar cualquiera al que le guste la música swing.

SDL: ¿Cuáles son vuestras actividades principales?

PS: Las principales actividades de la asociación están relacionadas con promover espacios para bailar: se organizan bailes sociales todas las semanas (ahora mismo bailamos los miércoles por la noche en diferentes localizaciones como son el Zentral o el nuevo espacio Geltoki de la antigua estación de autobuses), todos los sábados por la mañana tenemos un espacio reservado en el Civivox de la Milagrosa para practicar, cada dos o tres meses se organizan fiestas que muchas veces tienen música en directo, en verano es ya tradición bailar en la calle en lo viejo, prácticamente siempre que nos lo piden colaboramos con diferentes eventos, siempre sin ánimo de lucro, para dinamizarlos y a la vez dar por unas horas espacio a la gente para que baile en otros sitios de la ciudad, como fiestas de la Txantrea, San Jorge, Sarriguren… ¡Últimamente hay multitud de cosas y hay donde elegir! Y la mayoría gratuitas y abiertas al público en general.

SDL: Hablemos del swing. ¿Qué tiene para que resulte tan atractivo para tanta gente?

PS: Es un baile muy alegre, muy espontáneo y divertido, transmite felicidad el que lo baila así que lo contagia a los que están viendo también. Hay muchísima variedad de pasos y de ritmos, es muy social porque se cambia mucho de pareja… Vamos, que es muy abierto y promueve el conocer a gente además.

SDL: ¿Es fácil o difícil aprenderlo?

PS: Bueno… como todo tiene su proceso. Yo no he aprendido otro baile a través de clases, y creo que si lo coges con ganas, si te engancha porque lo has visto bailar en la calle o algún sitio, lo vas cogiendo y es asequible. Hay gente a la que le cuesta menos, a otros más, pero lo que importa es que te guste la música y disfrutes bailando, y desde el primer día yo creo que pasa.

SDL: ¿Existe algún secreto para dar rienda al talento del swing?

PS: Secreto no, solo dejarse llevar por la música y el buen rollo que se respira siempre en los bailes que montamos. Y, cuanto menos tímido seas, mejor bailas, pero eso como en todo, creo.

SDL: Dicen que el que baila y canta su mal espanta.

PS: ¡Así es! Como ya he dicho, una de las características de este baile es la felicidad que transmite, el buen rollo y la frescura. Nació en la época de la Gran Depresión y hay gente que dice que por eso triunfó tanto, y aplicado a nuestros tiempos, es un baile que te ayuda a desconectar mucho, a socializar y en definitiva, pasar un muy buen rato.¡ Y engancha mucho! Y eso será porque se liberan muchas endorfinas.

SDL: ¿Habéis pensado en organizar algún concurso o certamen o actividad para darlo a conocer más en Navarra?

PS: Concursos y esa serie de cosas no, la verdad. No es un baile que promulgue la competitividad, es muy sanote en ese sentido. Pero sí puedo decir que ahora mismo la junta de la Asociación está muy activa, tienen varios proyectos en mente, algunos muy originales, como llevar el swing a alguna zona rural un fin de semana, algún concierto grande en la calle junto con una asociación de músicos con la que colaboramos asiduamente… Esperemos que salgan adelante. Tenemos bastante apoyo institucional y eso siempre está muy bien.

 SDL: ¿Qué diríais a la gente que está pensando probar y no se atreve?

PS: ¡Que no sean tímidos! Cualquiera puede bailar, y sobre todo nos lo pasamos muy bien.

SDL: En tu caso, ¿qué es para ti el swing y el grupo Pamplona swing?

PS: Para mí es swing es una forma de vida, y algo que cambió completamente la mía: mi ocio, mi forma de viajar con la excusa de acudir a festivales y talleres por varios países de Europa, mi forma de escuchar música (ya casi no escucho música actual), mi forma de trabajar, porque me ha abierto mucho como persona, y el haber estado al frente de la asociación durante casi 4 años y ahora dar clases me ha enriquecido mucho y he descubierto capacidades que no sabía que tenía. ¡Hasta ha mejorado mi inglés! Y sobre todo, las amistades. He conocido a gente genial que comparte esta pasión conmigo y he pasado momentos increíbles. Pamplona Swing es parte de mí.

 

Leer la noticia en DiariodeNavarra.es

 

Comparte esta entrada:
Facebooktwittergoogle_plusmail

Escribe un comentario sobre esta entrada

Your email address will not be published.